Noticias

Coronel Piccini en supuesto soborno de aviones Super Tucanos

111111SANTO DOMINGO, República Dominicana,- El coronel de la Fuerza Aérea de la República Dominicana (FARD), Carlos Piccini Núñez, sospechoso de haber  recibido un soborno de US$ 3.4 millones a  cambio de facilitar la compra de los aviones Súper Tucanos a Brasil, había sido expulsado de las filas militares por estafa, entregas de cheques sin fondos y abuso de confianza.

Una comisión del alto mando militar recomendó el 18 de febrero de 1999 la cancelación del entonces teniente coronel Piccini Núñez, luego de recibir y confirmar  más de 20 querellas en contra del oficial por supuestas estafas.

Pero 10 años después de su expulsión y sin motivos legales a favor,  el coronel Piccini fue reintegrado por el entonces jefe de Estado  Mayor  de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD), general Rafael Peña Antonio,  y  designado director de Proyectos Especiales de esa institución para manejar las negociaciones en la compra de los aviones Súper Tucanos.

La comisión de oficiales que recomendó la expulsión del oficial militar estuvo encabezada por el sub jefe de la FAD, para la ocasión el general Nelson Marmolejos Acosta, auxiliado de los coroneles investigadores Luis Souffront Tamayo, Blas Veras Valdez y Arturo Suero, este último médico siquiatra.

Entre el 2009 y 2010, el coronel Piccini Núñez realizó varios viajes a Brasil para reunirse con ejecutivos de la empresa  Embraer en el marco de las negociaciones para compra de los aviones militares por un costo de 93 millones de dólares, de ese monto el oficial habría recibido un soborno de US$ 3.4 millones, según un investigación de las autoridades norteamericanas.

En 2010, el referido oficial dirigió las negociaciones en la compra  grado a grado de equipos de seguridad y vigilancia para la frontera terrestre con Haití,  con la empresa española ARPA por el monto de 12 millones de euros.

El procedimiento en la compra  de los insumos militares fue cuestionado en su momento por una parte del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.

Como director de proyectos de las Fuerzas Armadas, el coronel Piccini manejó ese mismo año (2010) las negociaciones para la compra e instalación de una plataforma de radares en la Base Aérea de San Isidro con la empresa Elta Industrial Aeronáutica Israelí, cuyo contrato  supera los 34 millones de dólares. Una tremenda casualidad es que a casi 4 años de la compra los aparatos adquiridos no terminan de instalarse.

Otro de los proyectos manejado por  coronel Carlos Piccini fue la construcción y remodelación de varias edificaciones militares en la Base Aérea de San Isidro, como infraestructura para el mantenimiento y alojamiento de los aviones Súper Tucanos.

Piccini, como brazo derecho del entonces ministro de las Fuerzas Armadas general Rafael Peña Antonio, se encargó de dirigir las negociaciones de los proyectos militares más ambiciosos ejecutados durante la gestión del ministro de las Fuerzas Armadas Peña Antonio.

La denuncia de Soborno

El coronel Piccini Núñez volvió a ser cuestionado cuando Estados Unidos y Brasil iniciaron una investigación sobre un supuesto soborno de 3 millones 400 mil dólares que habría pagado Embraer al referido oficial, a cambio de facilitar la compra de la flotilla de aviones Súper Tucanos.

Los investigadores norteamericanos presentaron como supuesta evidencia del soborno una solicitud del oficial a los ejecutivos de Embraer para que dividieran la entrega de los 3.4 millones de dólares en cuentas bancarias mantenidas en tres empresas ficticias.

La Reserva Federal, que regula la venta de acciones de Embraer en Estados Unidos, investiga a la compañía brasileña desde 2010 por posible violación de la Ley de Prácticas Corruptas Extranjeras, una legislación anti soborno, de acuerdo con la normativa reguladora.

Conforme publicó el periódico norteamericano The Wall Street Journal al finales del año pasado, las autoridades de Estados Unidos habrían explicado a sus colegas de Brasil que aunque no contaban en ese momento con pruebas directas, existen registro bancarios en correos electrónicos que muestran que los ejecutivos de Embraer aprobaron el pago de un soborno de 3.4 millones de dólares “aun funcionario militar dominicano”.

No es la primera denuncia de soborno durante el proceso de compra de los aviones Tucanos, pues en noviembre de 2008, el diputado peledeista Elso Segura Martínez, a la sazón presidente de la Comisión de  Ética de la Cámara de Diputados, denunció la supuesta distribución de dinero, a fin de hacer posible la aprobación en el Congreso del préstamo de US$ 93.7 millones, para la compra de los aviones Súper Tucanos. acento.com.do

 

 

Miguel Montez

Periodista de Corazón y Alma. Siempre con PAPA DIOS a mi lado, guiándome por todos los caminos de mi vida.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar