PortadaSalud

¿Por qué las francesas no engordan?

Pourquoi ?

Desde hace años son muchas las investigaciones que giran alrededor de la dieta de las francesas. Una rutina que, a simple vista, no las hace engordar incluso cuando disfrutan de todos los placeres de la vida. Esos gozos que van desde desayunar un croissant con una copita de champán hasta brindar con un buen vino al lado de una tabla de quesos pasando por una baguette recién hecha a la hora del almuerzo. Dicho esto; solamente podemos sentir envidia por ellas puesto que son mujeres a las que lo único que les importa es sonreír frente a una mesa a la que no le falta de nada. ¡Qué suerte tienen algunas!


Los datos no mienten

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud no mienten. Según sus últimos estudios, en Francia hay la mitad de personas con sobrepeso que en Estados Unidos. Un dato que pone los pelos de punta (del lado positivo) porque un cincuenta por ciento es una cifra excelente. A esto hay que añadirle que las francesas tienen una esperanza de vida más alta que la media europea, su riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares es mínimo y a penas toman medicación. Sin embargo, lo más sorprendente del estudio es que el país galo es el mayor consumidor de queso y mantequilla de todos los países desarrollados.

La pregunta del millón no puede ser otra: ¿por qué las francesas no engordan?

Los expertos aseguran, entre otras muchas cosas, que la clave se encuentra en disfrutar del placer de comer y tomarse una copa de vino. “La forma en que comemos, puede afectar a nuestra salud y longevidad”, comentan los médicos.

Ellas son las dueñas de sus sensaciones

¡Ese es el punto! Las mujeres francesas no solo son las amas de su glamouroso estilo sino que se encargan de pasárselo bien alrededor de la mesa, sin importarles la compañía. Al parecer, según cuenta Mireille Guiliano en su libro ‘Las francesas no engordan’, su ADN guarda una serie de secretos que las hace lucir radiantes y bellas.

Siguiendo el argumento de Mireille, las francesas mantienen su línea porque sienten el placer de comer sin remordimientos. “Ellas comen con la cabeza y no abandonan la mesa sintiéndose culpables”, explica la autora.

Si a esto le sumamos que en Francia no se habla de dietas, ¡todo cobra más sentido aún! “Aquí no se habla de dietas, y menos con desconocidos. En nuestra vida social sí solemos comentar lo que nos provoca placer: los sentimientos, la familia, la política, los hechos culturales y, por supuesto, la comida. Pero nunca de dietas”, asegura Mireille en su libro. 

En definitiva, ellas comen lo que necesitan y no buscan saciar el hambre psicológica ni cumplir con una serie de requisitos sociales que traen de cabeza al resto del mundo.

Seleccionan bien los alimentos

Cuando las francesas se sientan en la mesa; comienza un ritual gastronómico digno de la familia real británica. Ellas seleccionan sus alimentos pensando en lo que les apetece en ese momento y en cuáles son las opciones locales, frescas y de temporada. De esta forma; sus ”pancitas” se llenan de opciones saludables, ricas y con un gran contenido nutricional.

Pero… ¡nunca se olvidan de poner un poco de queso ni una baguette recién hecha!

más en MSN

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar