PortadaSalud

Usan el celular para detectar infecciones de oídos en los niños

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Las infecciones de oído en niños pequeños son la causa más común de las consultas pediátricas. Investigadores de la Universidad de Washington crearon una aplicación telefónica para detectarlas.

El invento aparece detallado en la revista Science Transnational Medicine que circula desde esta semana bajo el título traducido «Detección de fluido del oído medio con el uso del celular».

La otitis ocurre cuando se acumula y se infecta fluido en el oído medio detrás del tímpano. Las infecciones de oído generalmente se diagnostican con equipo especializado para evaluar la movilidad del tímpano. La presencia de líquido en el oído medio -lo que indica una posible infección en el oído- limita la movilidad del tímpano.

“Se desarrolló un sistema de teléfono inteligente para detectar el líquido del oído medio que utiliza el micrófono y el altavoz de un teléfono celular para emitir sonido y analizar su reflejo (eco) desde el tímpano. El sistema de teléfonos inteligentes superó el rendimiento de un sistema de reflectometría acústica comercial para detectar el fluido del oído medio en 98 oídos de pacientes pediátricos”, se lee en la revista.

Esto podría ser operado fácilmente por los padres de los pacientes sin capacitación médica formal. Una enorme ayuda, ya que es difícil diagnosticar la enfermedad porque los niños pequeños no son capaces de explicar qué les aqueja.

A veces los bebés presentan fiebre o se estiran las orejas, pero en otros casos no hay síntomas visibles.

En algunos casos la otitis aguda media deriva en complicaciones graves como la meningitis y otras condiciones pediátricas, incluida la otitis con efusión, que están relacionadas con demoras en el habla y bajo rendimiento escolar.

CELULAR CON LA APLICACIÓN MÁS UN EMBUDO DE PAPEL

Los investigadores Justin Chan y Shyam Gollakota, de la Universidad de Washington en Seattle, inventaron una aplicación que requiere, simplemente, que sea instalada en el teléfono y un pequeño embudo de papel.

Esta herramienta también puede ser crucial los médicos en regiones apartadas “con recursos limitados», señaló el investigador Gollakoa, profesor en la Escuela Paul G. Allen de Ciencias de Computación e Ingeniería.

«Una ventaja clave de nuestra tecnología es que no requiere más equipo que un trozo de papel y una app en el móvil», reiteró.

Adicionalmente, en el estudio se destaca que “se obtuvieron resultados similares” en teléfonos de diferente marca y, además, los padres de los niños y los médicos tuvieron “un rendimiento similar al usar el sistema”.

La aplicación funciona enviando sonidos adentro del oído y midiendo cómo esas ondas sonoras cambian cuando rebotan en el tímpano. La persona que cuida al bebé puede confeccionar un embudo de papel que se coloca en el oído y guía las ondas de sonido hacia el canal auditivo.

Cuando el teléfono emite un sonido continuo de 150 milisegundos, que parece el piar de un pájaro, el micrófono del teléfono recoge tanto el piar emitido como el rebote. Si hay fluido acumulado las ondas del sonido rebotado interfieren con las emitidas.

«Es como dar golpecitos con los dedos en una copa de vino», señaló el otro coautor del artículo publiado, Justin Chan, estudiante de doctorado en la escuela Allen.

«Dependiendo de cuánto líquido haya en la copa, el sonido es diferente. Con el uso del equipo podemos detectar la presencia de líquido».

Cuando no hay fluido detrás del tímpano, éste vibra y envía una variedad de sonidos que interfieren menos con la señal inicial creando una caída amplia y poco profunda en la señal general.

Pero cuando hay fluido, el tímpano no vibra bien y refleja la señal original que interfiere más y crea una caída estrecha y profunda en la señal emitida.

“Presentamos una solución accesible que utiliza altavoces y micrófonos en los teléfonos inteligentes existentes para detectar el líquido del oído medio mediante la evaluación de la movilidad del tímpano. Realizamos un estudio clínico en 98 oídos de pacientes en un centro quirúrgico pediátrico”, se lee en el estudio. acento

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar